¿Nuestras sopas calientes están condenadas a desaparecer?

Las razones por las que encontrarlas en las cartas  de los restaurantes es cada vez más difícil son tan tristes como reales.

Cada vez hay más restaurantes en los que la cuchara cría polvo en invierno, ¿las sopas calientes están desapareciendo de nuestros restaurantes favoritos? Es una extraña sensación en aumento fuera de los menús de mediodía. Curiosamente, la sopa fría tiene aliados de éxito como el gazpacho o la vichyssoise, pero la sopa caliente pierde aliados a marchas forzadas pese a intentos loables de promover su consumo, como es el caso del libro ‘Sopas’ de la Fundació Alicia. Por eso la pregunta resuena cada vez con más fuerza: ¿De verdad que no hay lugar para una buena sopa de ajo, de cebolla, de tomillo o para un simple caldo de pollo o de verduras que abre el apetito, calienta el estómago y serena los ánimos?

Reportatge de Marc Casanovas publicat a La Vanguardia el 17 de febrer incloent algunes reflexions meves.

Llegir reportatge complet

Deixa un comentari

Què en penses?

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s